La adolescencia…. Esa gran desconocida

La transición hacia la vida adulta no es fija y cada niño lo va a manifestar de distintas formas, hay un campo de grises donde se mueven y las posibilidades son infinitas. Algunos incluso no saben qué les pasa.

Anuncios

Una cita especial… Haciendo tareas

Una de mis actividades en la tarde, cuando regreso de trabajar es hacerle acompañamiento en sus tareas. Este espacio se ha convertido para mi, en algo muy valioso, no sólo porque recuerdo y aprendo temas de la secundaria, sino porque a mi hijo y a mi nos ha permitido conocernos, hacer trabajo en equipo, entendernos y aun discutir las diferencias en la manera de desarrollar los temas y hacer acuerdos para resolverlo,..… un espacio del que disfrutamos y se ha convertido en una CITA ESPECIAL.

En la separación, los hijos son lo primero

Las causas de las separaciones familiares son múltiples y cada caso es único. No se puede generalizar, pero sí deberían seguir la misma premisa y es que “lo primero es lo primero, y lo primero son los hijos”
Hay algunas consideraciones a tener en cuenta para conseguir esta premisa

¿Y yo qué?

A veces las virtudes de los niños están ocultas a los ojos de los padres. El día a día es tan intenso que superar el trabajo, el colegio, los deberes, las extraescolares, los recados múltiples, las cenas y los preparatorios para acostarlos, ya son suficiente para dar carpetazo al día y no encontramos el momento para “ver” y disfrutar de sus virtudes.

Padres primerizos ¡bienvenidos al club!

Meses leyendo e informándonos durante el embarazo de lo que viviremos los próximos meses, pero tu hij@ nace y si tienes suerte, te puede tocar un bebé que duerme bien, que coge peso, que no tiene cólicos, que hace sus deposiciones en horario y textura adecuada y que no se pone malito.

¡No tengo tiempo!

Si quieres dedicar el tiempo suficiente como para poder disfrutar de tu trabajo y tus éxitos laborales, el compaginarlo con la maternidad, es en ocasiones estresante.

Disfrutemos del verano sin sustos… No nos perdamos.

Si tenemos niños pequeños, es probable que se nos haya olvidado algo, ¡enseñarles a no perderse! En estos periodos puede ser habitual, en sitios donde hay mucha concurrencia de personas y no es nuestro entorno habitual, tener el mismo miedo… ¡que no se pierdan los niños! Pero inevitablemente los niños juegan, corren, se esconden y… SE SEPARAN DEMASIADO DE NOSOTROS.