4 técnicas de modificación de conducta

el

perfil web

Escrito por Borja Quicios

Muchas veces el niño a lo largo de su desarrollo no se comporta según las expectativas de su entorno y aparecen los problemas. El entorno familiar será el que determine si su comportamiento es bueno o es malo basándose en reglas sociales adecuadas y en la etapa del desarrollo en la que el niño se encuentre.

Qué se puede hacer cuando aparecen condcutas rebeldes

Cada vez es más frecuente que veamos niños que desobedecen, insultan, usan la mentira, reten continuamente a los adultos, etc.

Cuando aparecen este tipo de concudctas  “antisociales” , los adutlos deben tratar de corregirlas y controlarlas para conseguir que no se intensifiquen en un futuro. Para ello, será innecesario  y poco provechoso utilizar la violencia. Usarla como medida disciplinaria es inutil, ya que solo perjudicará el desarrollo del niño.

Para poder conseguir un cambio de conducta de los pequeños más beneficioso, será mejor la utilización de técnicas de modificación de conducta para minimizar esos comportamientos rebeldes. Para ello, se podrán usar las siguientes:

La técnica del sándwich

Es una técnica que se basa en el los elogios y deja de lado los castigos.

La técnica del sándwich se basa en conseguir un cambio mediante una crítica constructiva. Antes de lanzar un mensaje negativo al niño, debes suavizar ese momento con un elogio y terminar con un mensaje positivo.

Es una técnica positiva, que refuerza la autoestima del niño, le hace sentir importante, le incentiva a tomar decisiones y le otorga responsabilidad sobre sus actos

Pasos a dar para cambiar la conducta del niño

  1. Un elogio sincero. Antes de lanzar al niño la petición de un cambio de conducta, debes empezar por un elogio, corto y sincero, que el niño pueda entender. Por ejemplo: ‘Ya sabes que te quiero mucho’
  2. Petición del cambio de conducta. Después del elogio, es el momento: debes plantear la necesidad de que cambie de conducta. Para ello, espera unos segundos desde que lanzaste el elogio y añade un ‘pero’… ‘Ya sabes que te quiero mucho, pero…’ A continuación hazle llegar tu deseo de que quieres y necesitas que cambie de conducta: ‘Ya sabes que te quiero mucho, pero…necesito que cambies y dejes de pegar a otros niños…”Después de hacerle llegar tu petición, debes explicarle por qué: ‘Necesito que cambies y dejes de pegar a los otros niños porque cuando lo haces, les haces daño’… Y a continuación le dices lo que necesitas que haga: ‘Me gustaría que a partir de ahora dejes de haces eso’.
  3. Siempre hay que terminar con un mensaje positivo, por eso, después de pedir el cambio de conducta, debes terminar agradeciendo algo, utilizando para ello ‘aunque’: ‘Aunque te agradecería mucho que siempre que te sientas furioso, me lo digas’.

Técnica del globo

Se le puede ayudar a recuperar la calma y a ser consciente de cómo se siente.

Consiste en ayudar al niño a controlar sus impulsos. Gracias a esta técnica domina sus nervios porque se le enseña a respirar de forma correcta para lograr la calma.

Cómo hacerlo

Se necesitan globos de colores. Y un espacio amplio:

  1. Primero debes explicar al niño que si está nervioso, en realidad se siente como un globo demasiado inflado, a punto de estallar.
  2. Ahora debes pedirle al niño que se siente. Tú te sientas cerca de él.
  3. Infla un globo, tanto, que estalle (avísale de lo que va a suceder para que no se asuste). Explícale que así nos sentimos cuando estamos nerviosos o enfadados y no nos podemos controlar
  4. Pide al niño que infle un globo mucho, pero no demasiado, para que no estalle, y que intente vaciar el globo de aire pero lentamente, sin que salga disparado
  5. Ahora pide al niño que cierre los ojos e imagine que es un globo. Debe respirar muy profundo, tanto que sienta que está a punto de estallar, como el globo. Después, debe expulsar el aire lo más lento que pueda. De esta forma, le explicas, no estallarás y conseguirás calmarte
  6. Una vez que el niño abra los ojos, le pides que recuerde situaciones en las que se ha sentido como el globo a punto de estallar... Una pelea con un amigo o cuando le piden que haga algo que siente que no podrá hacer bien… Explícale que cada vez que se sienta así, debe respirar hondo, inflarse como el globo y expulsar el aire poco a poco como ha hecho ahora, para lograr la calma.

Técnica del  semáforo

Gracias a esta técnica del semáforo el niño va a poder ir tomando conciencia de las señales de activación fisiológica que aparecen cuando se enfada como: agitación en la respiración, sudor en las manos, se ponen tensos los músculos, se seca la boca, etc. Gracias a este conocimiento el niño podrá poner en marcha estrategias para poder evitar su manifestación.

Para utilizar esta técnica, se aplica el funcionamiento de un semáforo para enseñar al niño a gestionar esas conductas y emociones negativas de las que los pequeños son víctimas. Los niños conocen perfectamente cómo funcionan los semáforos, entendiendo que la luz roja significa no pasar, el ámbar significa se podrá pasar, y el verde significa que puedes pasar. Así:

– El color rojo. El niño ha de parar y comenzar a detectar las señales que hacen que se den sus emociones negativas. Es el primer paso que dar para determinar si propio estado de ánimo.

– El ámbar. Es el momento en el que el niño piensa y toma conciencia de lo que está sintiendo y puede determinar la causa de lo que le está pasando.

– El verde. Dar tiempo a pensar sobre lo que ocurre implica que puedan surgir alternativas o soluciones al conflicto o a los problemas. Es la hora de elegir cuál es la mejor forma de salir de la emoción negativa para volver al estado normal.

Más allá del manejo de la situación emocional del niño esta técnica del semáforo también se enfoca a lograr una mejora del comportamiento del niño como respuesta a las circunstancias que le rodean.

Tablas de refuerzo

Las tablas de incentivos son un sistema de motivación que se utiliza para cambiar la conducta negativa y lograr que el niño vaya adquiriendo ciertos hábitos o tareas.

Se suele utilizar como alternativa al castigo, es decir, para evitar estar regañando y castigando al niño constantemente por su mal comportamiento, lo que se hace es reforzar las buenas  actitudes.

Hay muchas y muy distintos tipos de tablas que podemos usar para cambiar comportamientos concretos Las 3 tablas más comunes son:

  1. Tabla sencilla: podemos incluso elaborarla nosotros mismos. En una cartulina o un papel, dibujas una tabla con una sola fila y 5 columnas. En la fila escribirás el comportamiento a cambiar y en las filas los días de la semana (preferiblemente de lunes a viernes)

Has de elegir bien la conducta que quieres cambiar, explicarle al niño cómo ha de comportarse y por qué. No debe ser una petición demasiado ambiciosa y el mensaje ha de quedar claro.

Cada día que el niño haya logrado el objetivo, le pediremos que ponga una pegatina. Si no lo ha logrado, lo dejaremos en blanco.

  1. Tabla con tres conductas: creamos una tabla similar a la anterior pero en lugar de incluir una fila con una conducta, añadiremos dos filas más. En una de ellas, escribiremos la conducta que deseamos que cambie y en las otras dos, conductas que y haya logrado. ¿Qué ocurrirá? En niño recibirá pegatinas y halagos por aquellos comportamientos que ya ha conseguido y se sentirá más motivado para trabajar en el que le queda por conseguir.
  2. Tabla para situaciones especiales: sólo la usaremos cuando se da un comportamiento a cambiar en una situación y lugar concretos, por ejemplo, que no grite o corra en la consulta del médico o que se muestre educado y tranquilo si hacemos una visita a casa de algún amigo.

Cómo usarlas

  • Colócala en un lugar visible de la casa.
  • Junto a cada una de las tablas deben fijarse los premios que los niños recibirán por las metas establecidas. Es importante que sus recompensas no sean materiales, es decir, evita comprarle juguetes o regalos. Es preferible que consista en ir una tarde al cine, salir a dar un paseo en bici  o ir al campo.
  • La recompensa debe ser lo más inmediata posible.
  • Debes mantener el compromiso: no vale cumplir el cuadro un día sí y otro no.
  • Sólo debes marcar la conducta positiva y no dar puntos negativos o quitar pegatinas si se ha portado mal.
  • Los niños han de estar preparados para poder llevar a cabo este sistema, si ves que no funciona, quizás es mejor esperar un tiempo.

 

  LUNES MARTES MIERCOLES JUEVES VIERNES
Conducta 1          
Conducta 2          
Conducta 3          

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s