Qué tipo de padre o madre eres cuando tu hijo practica un deporte

el

perfil web

Escrito por Borja Quicios

En las etapas iniciales o formativas de cualquier deporte es importante que no nos olvidemos de la importancia que tiene el entorno  del niño en su desarrollo, no solo como deportista, sino también como persona. Por eso, es necesario incluir a los  padres en este proceso formativo.

Los entrenadores, los padres y los propios niños deben perseguir un objetivo común. Por tanto,  el entorno debe sumar porque  si no lo hace la práctica deportiva se resiente.

De qué maneras pueden implicarse los padres y las madres

Los padres y las madares  se implican en la actividad deportiva de su hijo de las siguientes maneras:

  • De forma normal. Donde la comunicación es abierta, libertad de decisión por parte del hijo, apoyo mutuo
  • Falta de interés y apoyo por parte de los progenitores; falta de participación deportiva por parte de los hijos
  • Sobre-implicados. Los padres satisfacen sus propias necesidades deportivas a través de su hijo, a quién dirigen más de lo que lo apoyan; los hijos reciben apoyo o castigo en función más de sus resultados que de su progreso deportivo y sienten una gran presión sobre sí mismos

De aquí aparecen distintos modelos de padres como: entrenadores auxiliares, hipercríticos, vociferantes, sobreprotectores y desinteresados, pero ninguno de ellos es positivo para la formación del niño. Lo ideal es tener un poco de todo en el buen sentido: ayudar, proteger, entrenar, ser crítico.

Tipos de padres y madres que podemos encontrar acompañando a sus hijos a los partidos

De las diferentes maneras de implicarse de los adultos en la practica deportiva de sus hijos,  nacen distintos modelos de progenitores asumiendo papeles positivos y negativos.

Entre ellos podemos encontrar muchos tipos como:

Papeles positivos:

  • El padre taxista.

Es aquel que acompaña al niño, le deja en el entrenamiento, le recoge. Suele ser un padre al que los deportes no le suelen gustar, pero se interesa por la felicidad de su hijo.

  • El padre positivo.

Anima y se preocupa cómo han ido los partidos. Le transmite entusiasmo sin presión. Felicita al niño por el simple hecho de entrenar y jugar.

  • El padre involucrado.

Participa en las decisiones y propuestas del club o del colegio. Se interesa por la formación de los jugadores. Es activo y participa en cualquier actividad que ayude a reforzar esos valores

Papeles negativos:

  • El padre entrenador.

Es aquel que grita desde la banda, corrige al niño incluso contradiciendo al entrenador. Genera confusión en el niño, ya que por un lado le llega la información del entrenador (profesional) y por otro el de sus padres. En ocasiones motiva al niño  a jugar como si fuera un profesional que se gana la vida con ello y esto puede hacer que el pequeño pierda de vista los valores que se buscan desde el club o el colegio.

  • El padre que resta.

Dentro de esta categoría podemos encontrar al padre que habla  todo el rato de lo bien que juega su hijo y que es el mejor poniéndole siempre por encima de los demás. El que no entiende por qué no juega más su hijo cuando sus compañeros son peores. Presiona a su hijo indirectamente. Y aquellos padres que durante el partido está insultando al árbitro y menospreciando al rival

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s