La adolescencia…. Esa gran desconocida

martafreireperfil

Escrito por Marta Freire Úbeda

Todos pasamos y sobrevivimos a ella, de una u otra forma y ahora les toca a nuestros hijos.Ya no somos tan jóvenes y nos toca una de las tareas más determinantes en su vida: ayudarles a sobrevivir a su adolescencia.
La transición hacia la vida adulta no es fija y cada niño lo va a manifestar de distintas formas, hay un campo de grises donde se mueven y las posibilidades son infinitas. Algunos incluso no saben qué les pasa.
Por ello, es importante que nosotros SÍ sepamos que “algo” les puede pasar y estemos
preparados para afrontarlo juntos.
En realidad, solo haría falta echar la vista atrás y recordar la nuestra. Acordarnos del tipo de sentimientos que nos movían, las motivaciones que nos hacían tomar decisiones, las inquietudes y miedos que empezaban a brotar y cómo nos influían las variables del entorno: familia, amigos, compañeros de clase, etc.
adolescencia

Factores para que la transición a la adolescencia sea más llevadera para todos

Para que esta transición sea más llevadera, os relato una serie de factores para poder
sobrevivir toda la familia.
Tener en cuenta que no es nada personal, simplemente son sus hormonas…
  • Se establecen dos bandos claramente separados: el adolescente por un lado y el resto del mundo por el otro, sobre todo el resto de la familia.
  • Hay que tener paciencia… y mucha. Sus prioridades son LAS prioridades, y hasta que no se solventen, no se pasa al siguiente tema.
  • Van a tirar de la cuerda hasta comprobar el índice máximo de flexibilidad. Es algo que van a hacer todos los días y varias veces.
  • No se van a poner en tu lugar. Tenerlo claro hará que no contemples esa posibilidad y no creas que te van a entender. Es tu misión intentar entenderles a ellos.
  • El móvil por encima de todas las cosas. El móvil y los megas. Si no hay megas, no hay nada, solo oscuridad y tinieblas…
  • Para ellos, estás anticuado. Asúmelo, será más sencillo. Recuerda: la peseta, los carretes d fotos, la E.G.B…. un abismo entre dos mundos. Una buena terapia es hablarlo con otros padres con hijos también adolescentes y ver que todos están igual que tú.
  • No les gusta verte bailar ni cantar en público. No. Comprobado. De hecho, no les gusta que hagas NADA en público. Respirar, darles la paga y hacer de taxista para llevarles y traerles, está permitido.
Pero pese a todo, tu hijo te necesita.
Te necesita, aunque no te lo diga, para que le sigas educando, enseñando lo bueno y malo de las cosas, que el esfuerzo siempre tiene su recompensa, que la familia es lo verdaderamente importante, que siempre puede contar contigo y que de todo se aprende.
Así que paciencia… y mucha, que todo pasa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s