¿Y yo qué?

martafreireperfil

Escrito por Marta Freire Úbeda

Tú, el vecino, tu amiga e incluso yo, tenemos una virtud.

Una virtud es aquello que te gusta, con lo que disfrutas, aquello que te hace vibrar y sentir que eres feliz y además, haces bien.

Todos tenemos una virtud, solo hay que descubrirla y compartirla. Porque la felicidad compartida, sabe mejor.

Cuando estamos haciendo algo que nos hace felices, aumentan los niveles de endorfina en sangre de nuestro organismo, proporcionándonos un estado de bienestar total; somos más positivos, nos enfrentamos mejor a las dificultades, con lo que conseguimos mejores resultados, nos calmamos, nos reímos y disfrutamos.

Pero a veces estas virtudes están ocultas a los ojos de los padres. El día a día es tan intenso que superar el trabajo, el colegio, los deberes, las extraescolares, los recados múltiples, las cenas y los preparatorios para acostarlos, ya son suficiente para dar carpetazo al día y no encontramos el momento para “ver” y disfrutar de sus virtudes.

Nuestros hijos también tienen una virtud, también tienen algo con lo que disfrutan, algo que les hace vibrar y además, hacen bien.

Para que las virtudes se hagan visibles, es fundamental que cada niño tenga su oportunidad y momento para mostrarla y compartirla. En el caso de varios hermanos la cosa se complica ya que cada uno tiene su rol. El rol es el papel que cada uno desempeña en la familia y que en muchas ocasiones viene determinado simplemente por el orden que ocupa.

El mayor tiene el rol de ser el responsable, de dar ejemplo y cuidar del pequeño.

El pequeño tiene el rol de aprender, de copiar y de reinventar lo que hace su hermano mayor.

Pero cuando hay más de dos hermanos, puede aparecer el síndrome del hermano mediano, sobre todo si todos los hermanos son del mismo sexo. En este caso el hermano mediano puede pensar, ¿y yo qué? ¿qué rol desempeño? Si aún no ha mostrado su virtud es necesario que tenga su hueco destacado, buscar aquello que hace bien, aquello que le gusta y con lo que disfruta, eso con lo que poder presumir de hacer distinto a sus hermanos, porque para eso es el mediano, el que se distingue, el que aprende del mayor y enseña al pequeño.

y yo que

Si no lo “ve” ¡muéstraselo!

Porque este hecho ya es distinto, porque solo él puede disfrutar de los dos roles, porque si lo hace bien, es feliz y las endorfinas fluyen…

¡Qué gran virtud!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s