Padres primerizos ¡bienvenidos al club!

martafreireperfil

Escrito por Marta Freire Úbeda

Meses leyendo e informándonos durante el embarazo de lo que viviremos los próximos meses, pero tu hij@ nace y si tienes suerte, te puede tocar un bebé que duerme bien, que coge peso, que no tiene cólicos, que hace sus deposiciones en horario y textura adecuada y que no se pone malito. Podemos añadir también que no llora cuando viaja en coche, que nunca tiene mocos y parece que se ahoga al respirar y que no añora a sus padres cuando se queda con algún familiar.

Unos meses más adelante podemos añadir que le gustan todos los alimentos que vamos añadiendo a su dieta, no tiene ningún tipo de intolerancia alimenticia y se queda en la guardería el primer día sonriente, sin ningún tipo de lloro ni grito.

Entre los dos y tres años, no hemos tenido ningún tipo de problema al quitarle el pañal, ni de día ni de noche, ni el chupete, ni el biberón, duerme TODAS las noches del tirón, en su cama y sin rechistar, come todo tipo de alimentos, no tiene rabietas, (¿rabietas? qué es eso se preguntarán los suertudos) obedece y hace caso a la primera.

Por supuesto, hablamos de niños sanos, afortunadamente.

Pero es sólo eso: suerte… porque una cosa es la teoría y otra es la realidad.

Pero algunos de estos ejemplos no se cumplen y no significa que le pase algo al  bebé o que lo estemos haciendo mal como padres ¿Por qué? Porque cada niño es un mundo.

Varios hermanos, educados en la misma familia, con los mismos padres y llevándose poca diferencia de edad, se comportan de manera distinta ¿Por qué? Porque cada  niño es un mundo.

Unos encantados con el baño a las 20:00 o’clock como indican los libros y otros no paran de berrear en cuanto notan el agua.

Unos se duermen en cualquier posición, lugar y momento y otros hay que darles un paseo en coche (esto es muy divertido cuando son las doce de la noche) o incluso darles un viaje en el ascensor.

Unos se quedan en la guarde el primer día como si nada, provocando un sentimiento de desolación a los padres peor que si se quedaran llorando y otros les cuesta quince días acostumbrarse a ello.

¿Y cuál es el secreto no escrito en los libros? Que en muchas ocasiones se hace lo que se puede y no lo que se quiere ¿Por qué? Porque cada niño es un mundo.

Así que, llegado el momento de crisis existencial como padres, debemos ser conscientes que los consejos, directrices e instrucciones de los libros, familiares, vecinos y amigos pueden no sernos útiles y tendremos que improvisar y adaptarnos a la personita que nos ha robado el corazón, el tiempo libre y el sueño.

Y otro secreto… merece la pena.

padres primerizos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s