Aproximación histórica a la conducta del apego

el

perfil rocio

Escfrito por Rocío Campos

Desde un punto de vista social, durante la primera mitad del siglo XX los niños eran considerados “pequeños adultos”, pues se les otorgaba una serie de obligaciones y responsabilidades intolerables a día de hoy. Los profesionales dedicados a algún área que abarcase la infancia, se referían a los bebés como seres pasivos a los que únicamente era primordial alimentar, de ahí que se les otorgase el término “lactante”. Tras la Segunda Guerra Mundial se formuló un cambio radical de paradigma a nivel social, dando lugar a la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. En este momento se comienza a concebir a los bebés de una manera más completa y no sólo como seres que necesitan alimento, los profesionales dejan de referirse a ellos como “lactantes” y empezaron a hablar del bebé, un  ser con necesidades tanto físicas como psíquicas.

Desde sus inicios, la corriente psicoanalítica ha sido la que más se ha centrado en las relaciones tempranas de la diada madre-bebé. A continuación, se realizará un barrido teórico- temporal sobre las diversas propuestas que enfatizaron en el estudio de la conducta de apego.

Teorías del apego

  • René Spitz fue uno de los primeros psicoanalistas en utilizar la observación directa en el estudio de los infantes. Dedicó parte de su trabajo a observar y comparar el desarrollo infantil entre niños huérfanos dotados de contacto y cuidados, con otros privados de ello. Observó que los niños que carecían de relación afectiva con un cuidador, presentaban ciertos deterioros en el desarrollo. De esta manera, concluyó que la madre (o el cuidador principal) es la representante del mundo externo del bebé, y éste la necesita para construir su propio  mundo.

Hasta el año 1958, había cuatro teorías psicoanalíticas relacionadas con el apego.

  • La teoría del impulso secundario de Schaffer, que defendía que el vínculo afectivo precede a la satisfacción de las necesidades fisiológicas.
  • La teoría de succión del objeto primario, la cual postula que el bebé succiona, de manera innata, cuando se pone en contacto con el pecho, y sabe que éste es de la madre.
  • La teoría de aferramiento a un objeto primario, que plantea que el bebé tiende a relacionarse de manera innata con las demás personas, y además se aferra a ellas.
  • Y, por último, la teoría del anhelo primario de regreso al vientre materno, en la que se postula que los bebés están resignados por haber sido “expulsados” del vientre materno, y ansían volver a él.

 la teoría que todos conocemos…

En 1968, Bowlby define el apego como toda conducta que tiene como objetivo mantener el contacto y la proximidad con otro sujeto de la misma especie que es considerado más fuerte o más sabio. Postula que existe una base genética ligada a la supervivencia de la especie, al mismo tiempo que admite que estas conductas pueden modificarse en base a la interacción con el entorno, la interiorización de pautas de interacción con los cuidadores y la percepción de seguridad que éstos ofrecen. También resalta que este vínculo es muy importante para la reducción del estrés ante conductas de exploración y búsquedas de información. De esta manera, el apego tiene funciones tanto biológicas como psicológicas.

bowlby

La Situación Extraña

En último lugar, la discípula de Bowlby, Mary Ainsworth diseñó la Situación Extraña, refiriéndose a un proceso de laboratorio que implica estudiar al niño en su interacción con la madre y con un adulto (extraño) en un entorno no familiar. Tanto en sus inicios como en la actualidad, se realiza generalmente con niños a partir de 12 meses de edad, momento en el  que la relación debe estar claramente establecida. Su finalidad es comprobar la calidad de la relación entre el bebé y su cuidador principal, por lo que durante la observación es de especial interés las reacciones que presenta el niño al separarlo del cuidador y durante el reencuentro.

Tras este recorrido histórico del estudio de las relaciones precoces, podemos concluir que el carácter pionero en la época de todos estos grandes profesionales nos ha permitido seguir indagando en nuestros orígenes, la infancia. Aunque nos queda mucho camino por descubrir, sí podemos decir que a día de hoy y gracias a los avances en esta área, podemos comprender, detectar y cubrir de manera más eficaz las necesidades psíquicas y físicas de nuestros infantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s