10 actitudes cotidianas que potencian la resiliencia.

Sin título-1

Escrito por Montserrat González

La resiliencia es favorecer la fortaleza interna de cada uno y facilitarle herramientas para, llegado el caso, poder afrontar de forma equilibrada y funcional la situación de crisis.

Estos factores de superación y poder alcanzar estas herramientas no siempre está a nuestro alcance ni dependen de nosotros; por ejemplo, quizás nos hallemos en un entorno social desfavorable o violento y no tengamos posibilidades de alejarnos de él, o pertenezcamos a una familia con escasos vínculos afectivos o excesivamente protectora. Poco podemos hacer al respecto; sin embargo, sí podemos actuar, y mucho, sobre nuestras capacidades individuales.

sobreproteccion

Cómo podemos actuar

  1. Realizando actividades placenteras. Y no se trata sólo de tener un hobby, sino sobre todo de dedicarle tiempo e intentar perfeccionarlo. Esto nos facilita una visión a futuro, nos ilusiona y desarrolla nuestra creatividad… es decir, desarrolla nuestra imaginación, la cual es clave para inventar soluciones cuando se nos presente un problema.
  2. Manteniendo un contacto social saludable. Relacionándonos de forma habitual con familia y amigos, procurando relaciones sanas y alejándonos en lo posible de las personas tóxicas, construyendo vínculos afectivos fuertes y fomentando la confianza mutua y el cariño. O lo que es lo mismo: fabricando una buena red que nos sostenga si caemos al vacío.
  3. Contactando con la naturaleza. Aire libre, sol, paseos por un parque, cultivar plantas, cuidar animales… el contacto con la naturaleza nos conecta con la propia vida y nos ayuda a comprender todo como un ciclo lógico y continuo que funciona independientemente de nosotros: ni conspira en nuestra contra, ni es yo-céntrico y un espejo de nuestra vida. Sencillamente es, igual que nosotros sencillamente somos.
  4. Practicando deporte. Venimos de serie con un excelente antidepresivo en forma de endorfinas, que liberamos en grandes dosis al hacer ejercicio. Nadie habla de ganar competiciones o convertirnos en culturistas, sino de hallar una forma agradable de mantener el cuerpo en forma y la fábrica de endorfinas acostumbrada a una rutina de activación y funcionamiento.
  5. Ventilando las emociones de forma controlada. Expresar nuestras emociones, todas ellas, evitando que se conviertan en una olla a presión… mas de forma controlada, funcional, sabiendo dónde y de qué manera desahogamos eso que estamos sintiendo sin que cause perjuicio para nosotros ni para nuestro entorno. Un terapeuta es lo idóneo, mas podemos servirnos de grupos de apoyo, amigos, familia…  repito: siempre con cuidado propio y cuidando del otro.
  6. Planificando. Escribir nuestros proyectos a corto, medio y largo plazo nos da una direccionalidad y aporta sentido general a nuestra existencia. Esto nos hará desear retomar cuanto antes la normalidad perdida después de un hecho traumático.
  7. Fomentando la autoestima. Observarse a uno mismo, conocerse, conectar con las partes propias que no nos agradan y aprender a aceptarlas es tan importante o más que conocer y potenciar las aptitudes que consideramos positivas. Recordemos que nada es positivo o negativo, sino funcional o disfuncional.
  8. Practicando meditación. Meditar nos ayuda a frenar, ordenar los pensamientos y las emociones y nos otorga un espacio de descanso personal, un oasis de paz en medio del mundo al que siempre podemos regresar ocurra lo que ocurra, porque siempre estaremos ahí para nosotros… ¿no es cierto?
  9. Leyendo y aprendiendo. No importa la edad que tengamos, ni la temática que elijamos. Continuar aprendiendo constantemente mantiene nuestro cerebro activo y ágil, facilitando el pensamiento rápido y la capacidad de resolución de problemas cuando estos se presenten.
  10. Vacunándonos en estrés. Si salimos habitualmente de nuestros círculos de confort y recibimos pequeñas dosis de estrés, habituamos a nuestro cerebro a aceptarlo como rutina saludable y evitaremos el distrés, o estrés negativo, cuando hayamos de enfrentar situaciones complicadas.
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pingback: La resiliencia
  2. Muy interesante Montserrat, la verdad es que cada vez se habla más de resiliencia, pero es superimportante cultivarla y me parecen muy interesantes las 10 puntos, realmente acertados. Trabajo con familias y niños con discapacidad o dificultades y cada día indirectamente acabamos hablando de estos aspecto y de cómo entrando en la vorágine familiar, laboral, escolar y extraescolar nos olvidamos de atender a estos aspectos que al fin y al cabo son los que nos mantienen en pie y no sólo eso sino son el camino a la autorrealización y la felicidad de todo nuestro círculo familiar.
    Muchas gracias, te seguíré leyendo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s