Respetar los hitos evolutivos: los riesgos de forzar el aprendizaje.

elisa perfil

Escrito por Elisa Figueras Rábano

Nadie dijo que ser padre o madre era fácil (y si lo dijo mintió). Una vez que ha nacido tu hijo o hija, la perspectiva cambia de forma radical ya que el centro de tu vida ya no eres tú, sino tu bebe.

¿Y el libro de instrucciones?

A partir de ahora, ya que los recién nacidos no vienen con manual de instrucciones, empiezan nuevas preocupaciones en torno a esta nueva vida: “¿Por qué llora?”, “¿Tendrá frio?”, “¿Por qué no ha empezado a caminar?”, “Yo a su edad empecé a hablar”,…

Es importante que el progenitor sea sensible a las necesidades de su descendencia y, con paciencia y comprensión, se vaya adaptando. Debemos ser conscientes de cada persona tiene una realidad, independientemente de su edad, por lo que no podemos tratar a todos los niños y niñas de la misma manera. Es decir, no es positivo ni para el desarrollo personal, intelectual, emocional y motor, forzar el aprendizaje.

La mayoría de las veces se obliga y fuerza, como por ejemplo empezar a caminar, aunque el menor no esté aún preparado. Esto ocurre, sobre todo, cuando los padres están pocos informados y comparan el desarrollo de su hijo/a con el de otro menor. Es comprensible que comparar simplifica la realidad ya que si tu bebe se está desarrollando de forma más rápida que el hijo de otra persona, eso significa que todo va bien pero si no es así, comenzarán los sentimientos negativos, las preocupaciones y las frustraciones.

Si ocurre, esto es negativo para el menor ya sea de forma directa (se le obliga a realizar una actividad sin estar preparado fisiológicamente) y/o indirectamente (estos sentimientos negativos de los padres afectarán a la relación con su hijo/a).

forzar aprendizaje

Por tanto, los padres deben prepararse para conocer cuáles son los hitos o etapas del desarrollo motor, para así conocer que está dentro de la normalidad y cómo pueden estimular al bebe para que vaya aprendiendo de forma gradual.

Hay que dejar a los niños que se desarrollen desde su individualidad, pues esto facilita un desarrollo psicomotor y emocional estable, además de un refuerzo de los lazos filio-parentales. Todo esto conlleva que el menor se sienta querido y seguro, facilitando que en el futuro sea una persona feliz, responsable de sí mismo y proactiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s