El efecto del deporte en la sociedad

Hoy en día es muy común ver cómo desde edades muy tempranas nos ligamos a actividades deportivas como “extraescolares”. Es un complemento bueno para nuestro desarrollo cuando somos pequeños y a diferencia con las clases convencionales tienen un componente lúdico muy importante en  la educación.

Practicar deporte tiene ventajas como:

  • Es bueno para la forma física: coordinación de movimientos, mayor resistencia y fortaleza, prevención de la obesidad, potenciación de la salud…
  • Mejora la autoestima: Estaremos más seguros de nosotros mismos y potenciamos nuestra capacidad de resistencia a la frustración, aumentamos nuestra  tenacidad para alcanzar una meta deseada. También nos ayuda a aceptar nuestras limitaciones.
  • Ayuda a su socialización: Nos  enseñan a cooperar con el grupo en busca de una meta común.
  • Se convierte en una afición, que nos ayuda a llenar gran parte de nuestro tiempo de ocio de una forma sana, lo que es importantísimo de cara al abuso de prácticas sedentarias como ver la televisión (En el año 90 el 57% de la población elegía esta actividad como manera de pasar el tiempo libre, por encima del deporte que con un 27% se encuentra en el segundo lugar del ranking). Hoy en día ha aumentado la práctica del deporte debido al fenómeno de masas como el “running”.

En la sociedad en la que vivimos hay una oferta ilimitada de este tipo de actividades. Tantas como deportes existen.

Cuando se eligen este tipo de actividades los padres y las madres deberían tener en cuenta la personalidad de su propio hijo y evitar escoger por él un deporte que a ellos les hubiera gustado hacer u optar por un deporte que la sociedad demanda porque “está de moda”

Y es que sociedad, economía y política son factores que van ligados al deporte irremediablemente porque el deporte entre otras cosas es un instrumento de integración, socialización y educación.

Factores que han hecho que el concepto “tiempo de ocio” donde se enmarca el deporte a edades tan tempranas se haya desvirtuado.

En la sociedad que vivimos es muy común que en las familias, tanto el padre como la madre, pasen el 70% del día en el trabajo. Hecho que causa la posible elección de la actividad deportiva o de ocio de sus hijos más por un factor de tiempo (Horario que venga bien), que por elección de gustos.

Esto nos lleva a que el niño no quiera hacer ningún deporte, o que el niño este haciendo un deporte que no le gusta.

Sea cual sea la razón es imperativo que este tipo de actividades se hagan con ilusión, sin sentirse presionados. Para que el deporte cumpla sus funciones el niño tiene que estar motivado y no ver la actividad como una obligación.

Pero… ¿Qué deportes nos gustan?

“Es indudable que lo que no vemos o incluso probamos  no nos  puede gustar porque ni si quiera sabemos de su existencia”.

Hoy en día los factores económicos tienen mucho peso en nuestras elecciones y en todo lo que nos rodea. Esto, además, que está  ligado con los medios de comunicación y la política hacen que por decirlo de alguna manera: “elijan por nosotros”.

Y, sí, eligen por nosotros porque nuestra capacidad de elección es muy reducida en cuanto a variedad deportiva se refiere. Solo se nos ofrece una “elección encorsetada” que va guiada meramente por lo económico.

Lo explico con un ejemplo:

Cuando queremos leer un periódico, ver un programa sobre deportes, etc. Nos encontramos que 98% de la información se refiere al futbol. Cuando queremos ver algún deporte en la televisión las ofertas que nos dan es la de elegir entre 100 partidos de futbol (elección encorsetada), pero no en la variedad de otros deportes.

Y es que el futbol es  el que genera  demanda, el que genera dinero y el que en tiempos de crisis mueve a la sociedad. Por tanto, se le da mayor despliegue informativo.

La crisis económica ha desvirtuado la visión social de este deporte en particular, y de todo el deporte en general.

Los problemas de la crisis empezaron a florecer en la misma época que empezaron los éxitos del futbol en Eurocopa y mundial. Algo que la gente usó para evadir sus problemas reales y a su vez los políticos usaron para echar balones fuera.

Esta desvirtualización  ha hecho que la violencia aparezca en todas sus formas sin darnos cuenta:

  • Se utiliza para el negocio y enriquecimiento exclusivo de personas (caso de la FIFA con los del mundial en Qatar  en el mundo del futbol, caso de las Olimpiadas en Rio de Janeiro)
  • Cuestiones como “el tongo” salen a la luz todos los días. ( En fútbol el caso del partido amañado Zaragoza Vs. Levante, en el que están implicados el expresidente del club Zaragoza y el que era jugador del Levante por entonces y hoy en día aclamado capitán de otro equipo puntero)
  • En cuestiones políticas tanto el deporte como los deportistas son utilizados como imagen de campañas o a la propia gente que acude a los estadios (Caso de esteladas en la final de la copa del rey y los pitos al himno, Campaña de voto por el referéndum)
  • Casos de doping en atletismo como el de Marta Domínguez o las acusaciones a Rafael Nadal (a día de hoy se les da más despliegue informativo a estas noticias “sensacionalistas” que al propio deporte que practican)
  • Se utiliza el deporte como marco de violencia xenófoba y pensamientos radicales. Hace poco veíamos como unos seguidores tiraban monedas para divertirse a unos indigentes. Y antes de esto como un periodista conocido hacia lo mismo con otro indigente para hacer su retransmisión.

Como dice Josep Gomis: “la violencia relacionada con el deporte ha superado ampliamente el estricto marco de los recintos de futbol (deportivos) para salir a la calle, afectando a barrios enteros”

Esta violencia también ha desvirtuado la manera de ver el deporte de padres y educadores. Los ejemplos se dan en los campos cuando juegan los equipos base. Y, sí, digo “juegan” porque no quiero darle tanta importancia a la palabra “competir” que es la que se ha colocado por encima  la palabra educación en estos tiempos.

  • Se ve en situaciones como agresiones verbales y físicas a los árbitros o  jugadores contrarios  en campos de tercera debido a la alta competitividad a la que se expone a los deportistas desde categorías alevines o infantiles.
  • También lo vemos en la búsqueda de la victoria por encima de todo (se dinamita la empatía y la asertividad) sin pararse en aspectos más educativos. Todo esto deriva en la presión (se les produce estrés en vez de enseñarles a manejarlo)a la que se ven obligados los niños a soportar por  ganar “el trofeo de madera” antes que aprender conceptos técnico-tácticos que le harán mejor jugador, y a éxitos futuros debido a la sociedad de resultados inmediatos en la que vivimos.

La expresión máxima de todo el problema es cuando vemos los torneos que televisan en la TV de fútbol base en los que se trata a los niños como adultos y se ve que el manejo de las emociones y sentimientos es deficiente. Con 10 años soportan un nivel de estrés irreal para su edad presionados por su entrenador que busca resultados para que no le despidan y de los propios padres que buscan que su hijo sea famoso y rico como los profesionales.

Pero… ¿Quién es responsable de esta situación?

El sistema educativo (la cultura)  es la vía por donde se van manejando los demás factores. Hoy en día,  se enseña a los niños a ser competitivos antes cooperativos y aquí es donde radica el problema.

No podemos trasmitir al 100% los valores básicos del deporte de compañerismo y solidaridad si en la cultura y la educación se nos está enseñando lo contrario. Por ejemplo: “los mejores de la clase aprobarán con un 10” en vez de, “Los mejores de la clase ayudarán a que todos opten a mejorar la nota de la clase en general”

En fin creo que la culpa es de la suma de todos los factores. Los medios de comunicación tienen mucho peso en este tema, pero van acompañados de todos los políticos y esas personas que utilizan el deporte con fines económicos. Y siempre guiados por la educación en la que se sustenta la cultura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s